viernes, 2 de enero de 2009

EL LEAK DEL TIEMPO: cómo atravesar un agujero de gusano poqueril

Gusano (“Rounders”) tuvo que perder algún año en la cárcel, pero hoy sabemos que podría haber salido mucho antes de aquel agujero. A menudo la gente habla en los blogs y foros sobre corregir leaks propios y detectar leaks ajenos, esto es, repasar las manos para detectar fallos en nuestro juego para pulirlos, y en el juego de los demás para explotarlos. Esto es absolutamente necesario. Ahora bien, todo eso no se hace para mejorar a secas, se hace para optimizar el ratio $/hora, que es lo que nos interesa: el interés, aquí todo lo hacemos por el interés, nadie nos puede acusar de ir con segundas. Y si se trata de mejorar el ratio $/h ¿ os imagináis una técnica que incrementara las ganancias en más de un 20% ? Y no me refiero a una técnica complicada a lo Raúl Mestre, me refiero a una técnica primaria, de simios, de botijos, de unos y ceros, una técnica que hasta yo sería capaz de domeñar. ¿Verdad que sería un chollo saber cuál es esa técnica y dominarla? ¿Verdad que Pai Mei mataría por saber los entresijos secretos y los ditirambos de su maquinar? Bien, pues esa técnica no es ni más ni menos que gestionar el tiempo correctamente: porque EL TIEMPO APARECE EN EL DENOMINADOR!!!!!!!!!!!!!!!!


Es decir, es exactamente tan importante como lo que aparece en el numerador. Cuanto menor sea el denominador, mayor será el resultado del quebrado $ / h. Tan sencillo como eso. La gente rebanándose la sien para aumentar el numerador, y se olvidan de algo que es igualmente importante, pero infinitamente más fácil de optimizar: el leak del tiempo.


Pongamos un ejemplo genérico. Un sujeto hace dos sesiones al día, de una hora cada una. Cada vez que empieza una sesión, abre 24 mesas. Pongamos que desde que pincha una mesa, hasta que le reparten la primera mano, pasa 1 minuto. Eso significa que hasta dentro de 24 minutos no tendremos las 24 mesas abiertas y jugando. Hemos perdido/empleado casi media hora en abrir las mesas. El proceso de cerrado de mesas suele ser mucho más rápido, si somos atinados, de modo que pongamos medio minuto por mesa, en total 12 minutos para cerrar 24 mesas. Cuando termine la sesión de una hora, no habrá jugado a 24 mesas, habrá jugado a 16,8 mesas por hora (haciendo una media ponderada). Del mismo modo, si en lugar de dos sesiones de una hora hacemos una sesión de dos horas continuadas, la media tampoco nos sale a 24, pero sí a 20,4 mesas por hora. Es decir, habremos aumentado un 21% el número de mesas, y por ende de manos por hora, y por ende de $ / hora sin necesidad de aumentar el winrate de BB/100. Si, por ejemplo, lo que jugamos es 12 mesas a la vez, la mejora es “sólo” del 9%. Propongo que el lector haga estos cálculos para el caso de un jugador que en lugar de estar 1 hora al día de lunes a viernes, concentra 5 horas en la tarde de sábado o domingo.


Más de uno me dirá “Bueno, eso lo sabe todo el mundo: cuanto más larga sea la sesión, más se optimiza. No inventas nada nuevo”. Vale, pero las cosas hay que cuantificarlas para saber cuán importantes son. Y hete aquí que una mejora del 21% en las ganancias no es en modo alguno baladí, y por supuesto mucho más provechoso que decidir si a un tipo concreto de villano hay que hacerle cbet con humo o sin él.

3 comentarios:

juan dijo...

Pues si juego 12 mesas a la vez los resultados son:

- para 1h -> 8,4 m/h
- para 2h -> 10,2 m/h
----->(+21,4%)
- para 5h -> 11,28 m/h
----->(+34,3% s/1h)
----->(+10,6% s/2h)

Pero, ¿de qué me sirve saber esto si no sé cómo se juega en varias mesas a la vez?
¡¡¡ouch XD!!!

-----------------------------------

Me has dejado patas arriba:

ditirambo.

(Del lat. dithyrambus, y este del gr. διθύραμβος, sobrenombre de Dioniso).


1. m. Alabanza exagerada, encomio excesivo.

2. m. En la antigua Grecia, composición poética en loor de Dioniso.

3. m. Composición poética, comúnmente de carácter laudatorio, a semejanza del ditirambo griego.

Dits Bruts dijo...

Y yo que pensaba que todo el mundo ha leído los Ditirambos de Dionisio...

DESPLUMAO BOY dijo...

Cualquier jugador de poker, al igual que cualquier agricultor del campo de Elche debería hacerse un par de preguntas antes de comenzar cada sesión: “¿A quin hora mos posem?, ¿a quin hora mon deixem?”. Opcionalmente se podría formular una tercera pregunta: “¿Quan fem la pará pa fumar?”. La optimización que hagamos de nuestro tiempo de trabajo (y por tando de nuestro Win Rate) va a depender de cuán acertadamente respondamos a estas tres preguntas. Ahondando más en dicha optimización, sería recomendable disponer en el lugar de trabajo de un botijo de no menos de 300 cl de líquido elemento. Estando conformado dicho líquido de agua y anís en unas proporciones mínimas de 4:1 en contra del anís. Esto es, por cada cinco tragos que peguemos del botijo, cuatro entrarán más o menos suaves y uno lo notaremos “ardiente”. Es importante no modificar dichas odds bajo ningún concepto, o podríamos caer en un tilt etílico irreversible.

PD: En el póquer como en el bancal, un poco de agresividad nunca viene mal.