miércoles, 31 de marzo de 2010

LOS TORNEOS DE PÓQUER SON PARA PERDEDORES


Es uno de los títulos más graciosos y elocuentes que me encontrado, es de Vedast, aquí tenéis el link original del artículo completo.
ver artículo Vedast

He querido referirlo porque la inmensa mayoría de los jugadores, sobre todo los neófitos –y muchos pros-, tienen ideas muy equivocadas de lo que es un torneo. Sin embargo, un chaval de a penas 21 años nos da una muestra contundente de la comprehensión de esta modalidad: la brutal varianza que los azota, y la necesidad de asumirlo impasible como quien ve a un galápago boca arriba en pleno desierto (¿de qué me suena esta escena?).
La gente se pone a jugar un torneo: lo gana, lo pierde en seguida, o se queda en la burbuja… Y SACA CONCLUSIONES. Increíble. Para opinar sobre un torneo de 10 personas, hace falta jugar 300 torneos, así que para opinar sobre un torneo de 1.000 personas, imaginen ustedes la barbaridad de torneos necesarios. Otra cosa muy distinta es hablar sobre anécdotas del torneo, para divertirse un rato, eso sí es lícito, incluso necesario, pues no somos bots. Aquí pongo un excelente link de póquer-red que ayuda un poco a hacerse una idea del nº de torneos necesarios para opinar.

ver artículo MTT

Sin embargo, la gente insiste en sacar conclusiones de uno o pocos torneos, parece ser que la condición humana es determinista; también Einstein se opuso a que el azar obrara en la cuántica, y al final cayó del burro. El ser humano es posesivo y antropocéntrico, y es incapaz de asumir que algo no depende de él.


Cuantifiquemos las cosas. Cuando se rompe la burbuja y entramos en premios, ya a penas quedan 5% de las manos totales del torneo por jugar. Entre quedar 1º y multiplicar tu buy-in por 100, o quedar el 57º y multiplicarlo por 3, hay una diferencia tan abismal que no puede ocurrir otra cosa que el desánimo del jugador, que le incitará a jugar diferente –mal- la próxima vez. Y por si fuera poco, en esta fase la mayoría de los jugadores están shortstack, lo cual convierte al juego en all-in o fold. Si echamos cuentas, y miramos las pocas veces que hemos llegado al heads up final, y las pocas manos que se han jugado en ese heads up, con un poco de suerte sumaremos unos pocos de miles de manos de Heads Up al año (hablo de un tipo que se dedique sólo a torneos, hablo de un loco) ¿qué son unos pocos de miles de manos en un Heads Up, que casualmente es la modalidad de mayor varianza? Son nada, eso es lo que son. Y como la inmensa mayoría de nuestros ingresos van a depender de ese Heads Up, de quedar primero, la varianza, como vemos, es infinitamente mayor de lo que podría parecer a simple vista.

Se ha escrito mucho sobre cómo jugar cada una de las fases del torneo (inicio, burbuja, mesa final), sobre todo en la burbuja (véase el ICM), y hay teorías interesantes sobre jugar la fase final como si fuera una partida de cash. Sin embargo, creo que la opinión más acertada es la de Vedast: “cada torneo es el primero que has jugado nunca, cada mano es la primera que has jugado nunca.”. Esto coincide con la frase de un afamado y lauredo matemático llamado Chris Ferguson: “¿Qué tan diferente es la estrategia de juego de mesa de cash y la estrategia de torneos?

ver artículo Ferguson


Donde nos viene a decir que lo más importante de todo es cómo jugarle a cada villano, independientemente de la fase en la que estemos.De aquí podemos colegir que lo más rentable para jugar un torneo es imaginar que no es un torneo, y pensar que es sólo un cash con SPR variable y stack efectivo variable. Buscamos la EV de las fichas, no del dinero, puesto que el que más fichas recoge es el que queda primero y el único al que le compensa holgadamente los sacrificios sicológicos y monetarios de la varianza de los torneos. En realidad, quedar 1º es lo único que dispara tu ROI, y por tanto lo único que hace verdaderamente rentable tu juego.

Si sólo jugamos un torneo, y estamos en mesa final, nos ven el all-in y nos va la vida en cada carta que vuelca el dealer. A un jugador de cash esto le importa un carajo, sólo le interesa saber que su mano iba por delante cuando ocurrió el all-in. Pero el jugador de torneos piensa que sólo ha ganado 3.000$ cuando podía haber logrado 30.000$ si hubiese ganado el flip favorable. Este error sicológico es lo que desvirtúa la realidad matemática inherente al juego. Otra escena típica:
Vaya, tengo mano para hacer call, pero si pierdo me quedo con pocas fichas… No, creo que voy a esperar, que hay muchos shortstacks, y por cada uno que se elimine asciendo 300$ en la clasificación.

Muy bien chaval, acabas de tirar a la basura tu oportunidad de quedar primero ¿qué más dará quedar 3º o 13º? Pero la conducta de la gente es así de reprobable en la mesa final y más todavía en la burbuja. Llegamos a la burbuja y todos queremos aguantar para entrar en premios… otro error sicológico gravísimo es la obstinación en querer entrar en premios: ¿qué más dará entrar o no entrar en premios? ¿qué más da quedar segundo o quedar último? ¿Acaso no es lo mismo? ¿Verdad que si fuera un torneo de playmoney jugarías diferente? Aquí hemos venido a hacer movimientos matemáticamente correctos, el dinero es sólo la consecuencia, un numerito en una ventana del monitor. De aquí se infiere que hay que jugar agresivamente en TODAS las fases del juego. Por ejemplo, el ICM traduce las fichas a dinero antes de romperse la burbuja, creo que esto es un error sicológico muy grave y muy común, es el timo de la estampita Yo he venido a quedar primero, no a entrar en premios: entrar en premios es de perdedores, nuestro ROI sólo sube de verdad cuando quedamos 1º en el torneo. A la mesa final, o se entra cargado de fichas, o no se entra. Lo que importan son las fichas, no el dinero, el dinero no existe, es sólo una religión, un acto de fe, vale lo que creemos que vale, no es una variable matemática en un torneo, puesto que nuestra única esperanza es quedar primero. Tan absurdo sería pedirle a un jugador de cash que no use la estrategia que más bb/100 le da, como pedirle a un jugador de torneos en la burbuja que haga lo posible por entrar en premios. Lo único que nos importa es quedar primero, pues es lo único que hace dispararse el ROI: podemos ganar un torneo en vivo, y perderlo durante el resto de nuestra vida, y aun así irnos a la caja de pino con el ROI en positivo, la Modiano de 4 colores, un gusano de dealer y “la mediana de Voldam” (que dirían en la genial película En Construcción). La calculadora ICM-Nash mejora ligeramente los cálculos, pero ambas siguen teniendo el mismo error lógico de base: pensar que las fichas son dinero y el dinero son fichas. Esa biunivocidad es claramente falsa, y da lugar a un juicio incosistente.


Con el título y con todo esto no quiero decir que apuntarse a un torneo es perder dinero: está claro que los mejores jugadores a la larga acabarán en beneficio (la cantidad de dinero muerto es infinitamente mayor que en cash), y los malos en pérdidas. Pero no vamos a ganar ni de lejos lo que pensamos, por muy buenos que seamos. Cuando nos apuntamos a un torneo de 200$ pensamos “me puedo llevar un pastón…” , pero es de ilusos, pues incluso el mejor jugador de torneos del mundo sabe que como mucho le devolverán la entrada y otros 300$: eso sería un ROI del 150%, una maravilla. Eso es lo mejor que te puede ocurrir: que después de 8 horas te ganes 300$ limpios. Por eso es indispensable hacer multitabling, si lo que buscas es rentabilidad. Lo que quiero decir es que la gente que juega ocasionalmente torneos debería enfocarlos como quien echa una Bonoloto, y así se divertirá muchísimo más y tendrá muchas más posibilidades de hacerse rico. Para el jugador ocasional, cualquier otra actitud es absurda: ya me imagino a alguien un lunes yendo al quiosco a increpar al tipo porque no le ha tocado la Quiniela

-“Yo sé mucho de fútbol”- argumenta el individuo.

Veamos la EV de la Bonoloto, tiene 5 categorías de premio: 6 aciertos, 5 y el complementario,5, 4, 3.
Las probabilidades de dichos sucesos son de 1 entre:
13983816
2330636
55491
1032

57

Y las recompensas, tomando el promedio de los dos primeros meses del año (ya sé que no es muy representativo, pero menos da un coprolito), en euros:

795789
118514
1649
32

4

Sabiendo que una apuesta son 0,50€ (buy-in), y que la probabilidad de NO recibir premio: es del 98,15% obtenemos las siguientes esperanzas:

sumatorio de esperanzas negativas: 0,49€
sumatorio de esperanzas positivas: 0,24€
EV de echar la Bonoloto: -0.25€
Lo cual supone un ROI del -50%
Si lo comparamos con un torneo, tomemos uno cualquiera (esto no es precisamente una muestra representativa, pero menos da un coprolito):

buy-in 100+8 sin recompras
14.000$ garantizados
participantes 137priemiados: 20 posiciones

Lo cual significa que el 15% reciben premio, y el 85% no. A cada uno de los premiados le corresponden un promedio de 700$, siendo los sucesos quedar 1º a 20º quasi-equiprobables (suponiendo que todos los participantes son igual de buenos o igual de malos).

Veamos la EV:sumatorio de esperanzas negativas: 0,85*108=92$
sumatorio de esperanzas positivas: 0,15*700=102$
Lo cual nos deja 10$ en positivo, es decir, que cada vez que nos apuntamos al torneo ganamos 10$ sólo con ir all-in todas las manos. Esto supone un ROI positivo del 9%. Cabe añadir que a este torneo se apuntó muy poca gente, y que el Casino a penas pudo cubrir gastos. Hay otros en los que incluso el Casino pierde dinero. Pero en la mayoría de los torneos con $ garantizados se apunta mucha gente y el ROI sale negativo, como tiene que ser. Pero por muy negativo que sea, no se acerca ni de lejos a lo negativo que es echar Bonolotos, Quinielas, Primitivas, Euromillones (este sorteo en concreto es la estafa más grande que jamás se haya orquestado). Si encima consideramos que un torneo de póquer la habilidad influye en el resultado, pues los buenos jugadores acaban con un ROI positivo a la larga.
Si en lugar de mirar el conjunto del torneo, miramos el primer premio en particular (que es lo que hace el ciudadano medio cuando echa un Euromillones), tenemos los siguientes ROI:

Bonoloto:-89%
Euromillones:-80%
Primitiva:-88%Quiniela:-92%
Sunday Million: -87% (6000 participantes, 250.000$ de primer premio)
Ojo, no sirva esto para clasificar de mejor a peor, pues lo que importa no es un premio en concreto sino el conjunto del prize pool (como dije, el Euromillones es el más estafador de todos, por mucho que su primer premio tengo mejor EV comparado). Pero para lo que sirve es para entender que el jugador esporádico de torneos debe afrontarlos como quien compra un cupón de los ciegos mientras se come un pincho de tortilla y vuelca la mediana de Voldam.
La rentabilidad sólo se ve a la larga, pero para el jugador ocasional no existe ese a la larga porque a la larga me he muerto, que dijo un sabio.
Un jugador de torneos –como la hazaña que emprendió Vedast en enero- puede jugar más de 30 torneos simultáneos, y sumar más de 10.000 torneos al mes. Sólo así podrá empezar a ver una ligera tendencia de si está haciendo las cosas mal o bien. Si en cash jugamos 100k manos al mes, y todavía no tenemos una muestra muy fiable ¿por qué íbamos a tenerla en las 300 manos que dura un torneo? Es decir, UN torneo, no existe, lo único que existen son las manos que jugaste en ese lapso de tiempo. Si UN torneo no existe, entonces tampoco existen 10.000 torneos, sólo son un conjunto de manos. En Holdem sólo existen dos elementos matemáticos, dos axiomas indubitables sobre los que se construye todo el andamiaje teórico: la ciega y el número de manos. Todo lo demás, es superfluo, y lo superfluo no es necesario (aunque sí contingente). Así pues, los torneos, en realidad, no existen. Son como el libro finito que mentaba Borges, paradójicamente compuesto de infinitas hojas, diferenciales de hoja, “la inconcebible hoja central no tendría revés”, cada hoja es un torneo que dura unas pocas manos, cada torneo es un grano de arena en las playas de Santa Pola en pleno agosto; la primera hoja la empezó un vaquero decimonónico de Tejas, la última la acabará un cantonés en un infesto tugurio de Shangai. Nosotros, en medio de la nada, no somos nada.


Desvinculemos los sentimientos y la sicología de lo que son decisiones exclusivamente matemáticas: igual da perder una caja de NL2 que la mano del Heads Up final del Sunday Million. El corazón no debe inmutarse en ninguno de los dos, y hay que verlo como quien contempla a un galápago patas arriba en pleno desierto.

Moraleja:
-Tu call es muy malo.
-Ya pero... ¿y si toca?

Os dejo un párrafo del artículo de Vedast,

"Esta es la actitud que debe tener un jugador de torneos. Cada torneo que juegues es para ganarlo, pero no debe afectarte la derrota, ya que sabes que lo más probable es que sea eso lo que pase, eres consciente de que aún siendo el mejor de todos los participantes no tienes porqué quedar primero, ni siquiera de los primeros. Cuando estás jugando es para ganar, no debes dejar que un mal resultado te afecte. No debes dejar que los malos resultados de un día te afecten. No debes dejar que una mala racha durante 5 000 torneos te afecte. No debes dejar que una mala racha durante 20 000 torneos te afecte. Cada nuevo torneo que juegues debes hacerlo seguro de que vas a ganarlo, de que vas a jugar perfectamente y de que esta vez la suerte te ayudará. El pasado no importa absolutamente nada, cada torneo es el primero que has jugado nunca, cada mano es la primera que has jugado nunca. ¡Gana!"


4 comentarios:

Loch Castle dijo...

Probando, probando...

JESUS VICENTE dijo...

Muy buenaaaass... voy entrando en la web pero veo que nadie dice nada... a ver... a ver... esos organizadoreeeesss... comentar algo... cuando se piensa hacer un torneo... o donde os soleis ver... algo, algoooo... por lo menos para mover estooo... un saludo para todos.

JESVIS dijo...

Soy el mismo, es que me han puesto el nombre y a lo mejor no sabeis quien lo ha escrito... soy JESVIS... un saludo otra vez

Dits Bruts dijo...

Hola Jesvis. Gracias por contactar con nostros. Tenemos pensado hacer 6 torneos en lo que resta del año. Déjanos tu mail en elchepoquerclub@hotmail.com y nos pondremos en contacto contigo cuando tengamos fecha para el siguiente torneo.

Un saludo.